Poli Díaz, el cuñado de Dios

ilustración Poli Díaz dibujo

La historía de Poli Díaz,  mito del boxeo español es bien conocida por todos. Nació a finales de los años 60 en Palomeras, en pleno barrio de Vallecas, en una familia pobre,  rodeado de drogas, ladrones y atracadores. Según dice en su biografía trabajó desde muy joven y fue gracias a esto y a las necesidades familiares que el bueno de Poli se labró bien rápido una carrera en el boxeo.

Su relevancia para los que vivimos esos años de grandeza va un poco más allá de sus éxitos y bajonazos. Algo más que sus 8 campeonatos de Europa, los 7 campeonatos de España, la de una carrera sin derrotas por KO o de su combate en 1991 contra Whitaker. Policarpo Díaz es también algo más que un juguete roto por sus coqueteos con las drogas, sus película porno o su vuelta con aspecto demacrado. El Potro de Vallecas fue nuestro Mike Tyson de Hacendado.

POLI DÍAZ, NUESTRO TYSON DE HACENDADO

Un joven sin futuro que gracias al deporte conseguía tener éxito y reconocimiento  aunque acabaría aún más bajo de dónde estaba. Tragedia, esfuerzo, disciplina, decepción, redención…toda una historía digna de los mejores relatos religiosos, resumiendo el fracaso humano simplemente a la pérdida de un status quo que todos ambicionamos. Incluso los Chunguitos le hicieron una canción en su honor (con letra del mismísimo Leonardo Dantés): https://www.youtube.com/watch?v=8CQN82BZKP4

Desde Vallecas a Virginia para luchar por el campeonato del mundo.

Nosotros nos quedamos con ese chaval que disfrutó de una vida de excesos y éxitos que la gran mayoría ni imaginamos. Un boxeador que fue portada de todo tipo de revistas, protagonista en videojuegos, un invitado habitual en la tv y con pase VIP en todo acto o presentación que se preciase. El bueno de Poli consiguió llegar a lo más alto siendo como era, sin engañar a nadie y por eso llegó al corazón de tanta gente. Fue un ídolo para pueblo que despertó tanta admiración como recelos, por eso cuando las cosas empezaron a salir mal no faltaron voluntarios para hundirlo todavía más, un typical spanish que nunca perderá vigencia.

BUENOS DÍAS, SOY POLI DÍAZ Y DOY HOSTIAS COMO TRANVÍAS

Seguramente muchos nunca vieron un combate completo de Policarpo (tampoco era fácil, TVE se negaba a emitirlos), y sus películas XXXX tampoco son un referente en el cine de adultos. Pero lo importante es como le recordamos, como un CAMPEÓN,  un hombre real que luchó con todo lo que tenía, sin esconder como era y que sinceramente,  nos da igual como acabara la cosa. ¡Poli Rules! a muerte.

camiseta homenaje a Poli Díaz, El Potro de Vallecas

A continuación os dejamos al mito de Poli Díaz con sus mejores momentos (en el boxeo): 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *